Frame nº 125, p. 136 y portada, noviembre 2018

 

“For the health of the population and the planet, architects are going green.”

La integración de la vegetación en la arquitectura se ha llevado a cabo desde tiempos remotos, pero casi siempre con fines ornamentales o lúdicos. Actualmente, esta práctica se desarrolla con otros fines ya que la vegetación, además de contrarrestar la polución de la atmósfera, aporta otra serie de ventajas a los edificios como regulador térmico.

Este proyecto, desarrollado en Eindhoven por Stéfano Boeri, es un ejemplo de esta integración y  podéis conocer más sobre el mismo en el nº 125 de la revista FRAME.

Puedes ver aquí los contenidos.